las crisis se superan

Las crisis del fotógrafo. Es bueno tenerlas

Después de muuuuucho tiempo en el que precisamente no he estado ocioso, vuelvo a escribir en el blog que con tanto cariño empecé y que me da mucho trabajo pero también muchas alegrías. El por qué de esta ausencia se debe básicamente a que he tenido una de esas crisis que todo fotógrafo tiene. Así que ya sabes, si aún no has tenido una, prepárate para la que vendrá y ten en cuenta una serie de consejos que te voy a dejar para superarla de la mejor manera posible o al menos intentarlo.

Las crisis son buenas, te hacen pensar y cuestionar lo básico

Da igual que seas un fotógrafo profesional o aficionado, las crisis vendrán y deben venir, son buenas, te hacen replantearte las cosas, tu forma de trabajar, tus fotografías, tu técnica, e incluso tu vida.

Yo ya he tenido al menos dos crisis fotográficas. La primera duró varios años, para ser exactos tres, en ese tiempo no hice ni una sola fotografía. Esta última ha durado menos. Hay diferencias entre ambas y no sólo en la duración, también en el contenido. La principal es que no he dejado de fotografiar lo que me gusta, cuando quería y a mi manera.

No voy a entrar en la primera de esas crisis, pero sabed que lo que me sacó de ella fue el nacimiento de mi hijo mayor, entonces decidí comprarme una cámara nueva y retratar las monerías de mi retoño. Desde aquí gracias a mi hijo por sacarme del hoyo creativo.

Sí que me gustaría contaros el porqué de esta segunda crisis. Probablemente alguno la hayáis pasado ya, otros estaréis en ella y los más afortunados la tendréis que pasar: La falta de tiempo y el cuestionarse el por qué hago las fotos que hago.

La falta de tiempo me llevó a cuestionarme qué fotografía me gusta de verdad

Con poco tiempo para hacer fotos, gracias al programa de conciliación de la vida laboral con la familiar de este país, he tenido la posibilidad de pensar en el tipo de fotografía que me gusta de verdad. En este tiempo he sido un consumidor compulsivo de todo tipo de fotografías, podcasts, videos de YouTube, tutoriales, libros, redes sociales… y he llegado a una conclusión:

Todos hacemos las mismas fotos. Que llega la temporada de vías lácteas, pues vía láctea hasta en la sopa. Lágrimas de San Lorenzo, pues 1000 fotos sobre lo mismo, los mismos paisajes de Lavanda con el mismo árbol al fondo, los mismos espigones una y otra vez…algo agotador. Sólo me llamaba la atención aquellas instantáneas que transmitían sensaciones, contaban una historia o tenían algo mágico que ver.

no todo parece lo que es

Veía como personas desconocidas subían una foto de un amanecer increíble de esos que te atrapan nada más verlo y recibían “5 likes” en las redes sociales, en cambio alguien conocido (no tiene por qué ser un fotógrafo profesional) subía una de una farola (es un ejemplo inventado) y recibía “1000 Likes”. Yo pensaba ¿WTF? ¿Qué pasa con la gente? Esta fotografía no dice nada, no expresa nada, sin embargo todo el mundo la adora. ¿No será que esos likes son costumbristas? es decir, doy a me gusta porque la foto es de esta persona aunque la imagen sea una mierda.

Por eso ahí va mi primer consejo:

Pasa lo justo de las redes sociales

  • No son del todo verdad, recibirás “likes” falsos y costumbristas.
  • Son buenas, muy buenas, si sabes detectar la gran parte en donde sólo hay amiguismo y peloteo.
  • Que no te influyan los comentarios de los “auto-proclamados” sabios y mucho menos dejes que marquen tu camino.

Muy relacionado con el anterior consejo es el siguiente:

Pasa de los foros

Sitios en donde encontrar información muy buena, donde hay gente que sabe muchísimo de fotografía y te ayudarán a elegir el mejor equipo para cada situación, aprenderás mucho, pero nunca los utilices para valorar tu trabajo. Si en las redes sociales hay amiguismo y compradeo, en los foros ya es el no va más. Se nota demasiado. Pocos usuarios analizan una fotografía como debe ser. La mayoría usa los clichés de: Hubiese dejado más espacio por arriba/abajo, el horizonte lo veo inclinado… y los amigos de los amigos usan frases del estilo: magnifica como siempre…. puufffffff!!!!!!!

sensacion de libertad

Hazte dos preguntas:

¿Qué siento cuándo hago una foto?

Tu respuesta debe ser sincera, no te mientas a ti mismo. Dependiendo de lo que contestes sabrás cuál es la fotografía que más te llena. Por ejemplo, me encanta hacer fotos nocturnas, siento una felicidad inmensa de ver las estrellas y haber jugado con las linternas a iluminar zonas y ver el resultado en la cámara. Pero nada comparable a cuando hago una foto a una persona y capto un momento de alegría, tristeza, nostalgia…Nada comparable a cuando me devano los sesos para montar una escena de bodegón y la plasmo en la cámara, o cuando hago macro. Así que puede que lo mío no sea levantarme a las 3 de la mañana a esperar a que el centro galáctico este sobre esas ruinas.

Simetrias naturales

¿Qué lugar ocupa la fotografía en mi vida?

Esta puede que sea la más difícil, porque te pueden dar cuenta que no es tan importante como te creías que era. ¿Qué va primero? ¿Y segundo? Cuando sepas qué lugar ocupa sabrás lo importante que es para ti. Hazlo tuyo, interiorízalo y sólo así podrás disfrutar de la fotografía de verdad. No te lleves la cámara a un sitio que sabes que no la vas a sacar, porque estarás agobiado por llevártela y no haberla utilizado. Reflexiona, piensa y decide. Esa decisión será la acertada y disfrutarás más de lo que estés haciendo.

Te voy a poner un ejemplo:

Me voy a la playa con la familia (dos niños que no llegan a los 4 años), vas a estar poco tiempo. Sabes que la arena y la sal dañan la cámara. Sabes que por la noche los niños no te seguirán el ritmo y por el día eres tú quién no lo sigues. Te imaginas a ti mismo cargado con la mochila de la cámara, las sombrillas, la nevera…

te preguntas:

¿merece la pena?

respondes:

Es mejor usar el móvil, prefiero estar con ellos, jugar con ellos… esta vez no me la llevo. No teniendo la cámara sabes que no harás fotos, aunque estés constantemente viéndolas en tu cabez durante los diez segundos que pasan entre pregunta y pregunta de tus retoños, que todo lo que ven les llama la atención y quieren saber, están llenos de curiosidad. Yo no podría tener la cámara, porque cuando me llevo el visor al ojo, ni siento ni padezco, el mundo se detiene y solo escucho mis pensamientos que me dicen, como sería mejor encuadrar, o si es mejor un f 7 o un f 11, enfoque manual…

a la playa con el movil

El consejo más importante es el ser feliz con lo que haces.

No hay que agobiarse con ser como este fotógrafo o como el otro. Hay que aprender de ellos y hay muchos y buenos en este país que además gracias a las redes sociales ponen a nuestra disposición su sabiduría de manera altruista. Aprovéchate de ello, aprende, estudia, lee libros y visiona videos, la técnica debe dominarse para empezar a saber qué fotografía te satisface.

Me encantaría poder decir que después de este parón tengo ya las cosas totalmente claras, pero no es así, quedan flecos, aunque he avanzado y mucho. Me da igual si tengo seguidores o no, me da igual si me dicen que soy estupendo. Mis fotos son para mí. Hago las que quiero, cuando quiero y como quiero, y me sale lo que quiero que me salga. Esto es suficiente.

Ya tendré mas tiempo y entonces…

4 comentarios en “Las crisis del fotógrafo. Es bueno tenerlas

  1. Pues aunque no tengas del todo claro lo que quieres hacer, veo que tienes claro lo más importante, saber lo que no quieres hacer.
    Las redes sociales estan llenas de maestrillos, los maestros no suelen perder el tiempo por estos lares. Yo te recomiendo que pruebes todo lo que quieras hasta que encuentres lo que de verdad te llena. Y cuando lo tengas, busca a los maestros de verdad, explora la historia de la fotografía y de la pintura que tiene muchos más años de conocimentos mejorados generación tras generación.
    Las redes sociales están llenas de mediocridad, si quieres llegar lejos debes tener referentes de verdad y ver fotografías buenas de verdad. En las redes sociales pocas de estas encontrarás, lo que vende es la espectacularidad facilona para impresionar a una gran masa de ignorantes.
    Una vez tengas claro esto solo debes dejarte llevar por las etapas que a todos nos llegan más tarde o más temprano.
    Primero solo pensamos en la técnica, lo menos importante de una fotografía. Luego llega el interés por la composición. Los maestros de la pintura dedicaban una media de 15 años a estudiarla, ahora la gente se lee un blog en 2 minutos y los años de estudio lo dejan para el photoshop que es lo que mola.
    Por último, cuando tengamos todo esto dominado, querremos aplicar todo lo aprendido para lograr emocionar a nuestro público con una simple fotografía.
    Debemos disfrutar de cada etapa y nunca tener prisa por pasar a la siguiente.
    La fotografía no es difícil, pero el mejor camino no es el más corto ni el más rápido.
    Mucho ánimo y mucha suerte. Saludos amigo.

    • Muchas gracias por tu respuesta Yago. Un honor y un placer que estes por aquí.
      Cierto que los maestros de verdad no andan por las redes sociales. Ahora estoy estudiando y mucho el arte de la composición. Es lo que más me interesa y más me llena, aunque es un camino muy difícil.
      Se que llegaré a buen puerto y me da igual que sea dentro de 10 ó 15 años, porque esoy disfrutando muchísimo ahora mismo.
      Buena suerte en todos tus proyectos que son muy buenos y al menos a mí me encantan.

  2. Estoy totalmente de acuerdo contigo ,sobre todo lo de la relación mochila +vacaciones+niños jeje, ni que fuesemos familia…..;-)

  3. Totalmente de acuerdo. Lo importante es disfrutar del camino; el destino es lo de menos y, sobre todo, se puede cambiar…

Deja un comentario