sin espejo Olympus

Fruto de la crisis: ¡Marchando Olympus sin espejo!

No me cansaré de repetir que las crisis son buenas, pone a cada uno en su lugar. Tarde o temprano te das cuenta de los errores que estás cometiendo y al final aprendes de ellos y evolucionas como los pokémon. Una de las consecuencias mas inmediatas que está teniendo el ir superando la crisis fotográfica en la que yo solito me metí, ha sido el cambio de cámara. De toda una full frame a una micro cuatro tercios. Ahí es nada.

Adiós Nikon, Hola Olympus

Una de las razones más importantes de no hacer fotografías es tener la cámara guardada en un armario y sólo sacarla en aquellas situaciones que me parecían cómodas. La Nikon que yo poseía no era una cámara ligera ni pequeña en cuanto a pesos y dimensiones, además tenía la empuñadura adicional (grip). Sacarla de paseo era un verdadero reto, no dire que no lo hacía pero casi siempre tenía que llevar conmigo una mochila. Tenía buenos objetivos, pero ningun todo terreno (no me han convencido ninguno). No te cuento si quería realizar fotografía macro. Eso era llevar dos mochilas, una grande con todos los accesorios y otra con la cámara. Al final no macreaba nada y eran pocas las ocasiones en las que decidía sacar la cámara.

En cuanto a prestaciones, la Nikon era una bestia. Controlaba perfectamente y sabía utilizar cada una de sus funciones. La calidad era insuperable, la velocidad de enfoque perfecta (según que objetivo), el rango dinámico extraordinario (que gozada levantar las sombras y no generar ruido), el poder recortar la imagen de 36 Mpx y no perder nada de calidad es maravilloso.

Hasta aquí las características que creo yo, mejor definen a mi primera cámara Full Frame. Mi nueva cámara, la Olympus OMD EM1 Mark II (se las trae el nombre), tiene poco que envidiar. Lo digo de verdad y que conste que no me paga nadie, ojalá fuera al revés 😉

OMD EM1 MARK II

Estuve leyendo mucho y cuando creía tener las cosas claras, volví a leer, ver vídeos, hablar con otros que ya tenían esa cámaras (sin espejo) y al final me asesoraron de maravilla en Fotocasión (Gracias Jose por lás mas de dos horas de paciencia conmigo) y no opté por una APS-C (Fuji) porque los objetivos existentes, aunque geniales, convertían a la cámara en algo similar a lo que ya tenía. Asi que, Hola Olympus, nos volvemos a reencontrar (ya tuve una E-400).

Mucho dinero, demasiado quizás

Es importante explicar que tuve que vender todo lo de Nikon para poder costearme la Olympus, y todo el mundo decía que el cambio iba a ser tan radical que me tendría que dar un tiempo hasta que me acostumbrara, sobre todo al visor. Cierto, el cambio ha sido radical, pero para mejor. El visor, tardé exactamente 20 minutos en acostumbrarme. A lo que no me acostumbro es a la infinidad de configuraciones que la Olympus posee. Cualquier botón y función es configurable, puedo tener una cámara a medida de mis gustos y necesidades. ¡Viva la informática! jajajaja.

Veamos unas cosillas:

.- Calida de imagen: Es una micro cuatro tercios, el sensor es muuucho más pequeño que una Full Frame. Pero ¿queréis calidad? echar un ojo a Martín Gallego y sus macros o a Scott Bourne para que veáis que es el “indio y no el arco o la flecha”

tipos de sensores

 

.- Rango dinámico: Cierto, no hay color. Pero espera que desde tiempos inmemoriables existe una cosa llamada HDR. Vale, solucionado, continuemos.

te veo pero no me ves

.- 36 Mpx vs 20 Mpx: ¿Necesito tanto? ¿Imprimo esas fotos a un tamaño más grande que mi casa? Mi respuesta es no. He ganado en agilidad y mi ordenador ahora maneja 10 archivos RAW como si nada.

.- Mi cámara Olympus con los tres objetivos, 2 filtros ND, anillos, dos flashes pequeños y geles de colores, caben en la mochila en la que antes llevaba la Nikon y un objetivo pequeño. Dios mio, el 60 mm macro es una miniatura, se cuela en cualquier lado.

.- La Olympus posee una serie de características que me parecen especiales y sensacionales: Estabilización de 5 ejes maravillosa,  Live Composite, Live Time, modo pro capture, ¡¡¡60 fps en ráfaga…Increíble!!!

rafaga Olympus

.- ISO: Aqí no hay color.  A partir de 1600 olvídate. Asi que descarto las fotografías de vía láctea. Qué pena…oh espera…..pero si nunca he hecho una foto de esas caraterísticas jejejejeje. Aún así mira las fotos de Maria Rosa Vila o de Javier Camacho por ejemplo.

Lo más importante mi cámara ya no está en el armario, digamos que me he vuelto a reencontrar con la fotografía espontánea.

¡A mí si me ha merecido la pena el cambio!

 

Deja un comentario